Make your own free website on Tripod.com
Los Nuevos Retos

Con el retiro de los doctores Martínez y Navarrete, que se habían pensionado en los años anteriores, la dirección del programa Canguro fue asumida en 1995 por el doctor Antonio Suárez. Cambios importantes en el país y alrededor del programa modificaron su funcionamiento. El primero de ellos fue el retiro de Juan Aguilar de la dirección de UNICEF, y la modificación de sus políticas de apoyo, en las que no se encontraba ya el Programa Canguro. La oficina regional fue trasladada a Venezuela.
La entrada en vigencia de la Ley 100 a mediados de ese año generó algunos cambios en la actividad médica, modificando los tiempos de trabajo y fortaleciendo al sector privado. Instituciones como el IMI debían ahora buscar clientes. El número de pacientes en el programa canguro se redujo: de 40 consultas diarias a 15 o 20 aproximadamente. La Secretaría de Salud Distrital enviaba ahora muy pocos pacientes y se atendía entonces sólo a los que traían remisión. En la constante crisis económica del IMI el año de 1998 fue uno de los más difíciles.
El programa continuó pese a las dificultades. Entre 1995 y 1996 se logró aumentar sustancialmente el número de ventiladores mecánicos, reduciendo la mortalidad de niños prematuros por problemas respiratorios. El doctor Suárez participó en el comité de lactancia materna, y continuó su promoción a través de charlas que se realizaban en La Casita. En compañía del doctor Novoa, radiólogo, amplió la realización de ecografías cerebrales entre los pacientes del programa, con el fin de diagnosticar precozmente la hemorragia intracraneana, patología muy frecuente en los prematuros.
El doctor Suárez organizó también la consulta externa por edad cronológica y por peso. Para ello dividió a los pacientes en grupos: los que se atendían a diario, semanalmente y en lapsos superiores. Realizó además cálculos de los estándares de crecimiento y desarrollo de los niños. Con el objetivo de obtener mayor ganancia de peso en los niños, introdujo en ocasiones la leche artificial en la dieta.
En marzo de 1998 la doctora Gloria Barcenas asumió la dirección del Programa Canguro. Una de sus primeras iniciativas para hacer frente a la crisis económica del sector, fue la de ofrecer un paquete de servicios a través de la Secretaría de Salud, aumentando de esta forma el número de pacientes. En compañía de las doctoras Nathalie Charpak y Zita Figueroa elaboraron un manual para el manejo estandarizado de los prematuros. En él, se estableció que antes de dar de alta a un bebé prematuro, éste debía ser por un grupo interdisciplinario de profesionales, y su madre recibir, por parte de las enfermeras, el entrenamiento necesario para hacerse cargo de su cuidado. Se implemento la "hospitalización a domicilio", con controles diarios a los niños, haciéndolos más espaciados en la medida que ellos fueran evolucionando positivamente. La doctora Barcenas además, realizó la investigación Programa Madre Canguro: Medicina Basada en la Evidencia. En ella, Barcenas revisó y clasificó toda la bibliografía publicada sobre el Programa Canguro, para demostrar su importancia. Con este trabajo, que se presentó a los miembros de la Sociedad Colombiana de Neonatología Capítulo Bogotá, se logró la validación académica de la metodología canguro. Se reconoció que el programa podía y debía ser utilizado sin temores, cumpliéndose con todas las recomendaciones.

Pasillo Instituto Materno Infantil


Dentro del equipo de personas que trabajaron con la doctora Barcenas se encontraban la licenciada en enfermería Mercedes Arias, las terapeutas ocupacionales y de lenguaje de la Universidad Manuela Beltrán, las terapeutas físicas de la Universidad Nacional, la carrera de Psicología de la Universidad Nacional, el Comité de Lactancia, y los doctores David Medina, oftalmólogo, Gabriel Díaz, cardiólogo, Carlos Julio Ramírez, ortopedista y Jaime Arias, neurocirujano.
A partir del mes de marzo de 2002 la doctora Lina María Montaña R. asumió la dirección del programa. Con ella conforman el equipo actual de trabajo: el Dr. Julio Wilfredo Leyton Bastidas, el ginecoobstetra Jaime Arenas Gamboa, los especialistas que apoyaron a la Dra. Bárcenas, la enfermera Betssy Maribell Salomón Abril, las auxiliares de enfermería Esperanza Naranjo Ramírez, Disney Patricia Vera Cardona, Graciela Ávila Aldana, Maritza Jiménez Pamo, la nutricionista Elena Navas Ariza, la pasante de nutrición de la Universidad Nacional de Colombia Edna Margarita Moreno Martínez, las terapeutas ocupacionales Janeth Parra Rico y María Ema Grimaldo, la psicóloga Alba Luz Henao Montoya, las trabajadoras sociales Luz Marlene Toquica Bautista, María Teresa Montano Bayona, Soraida Fernández Morales, Nelly Edith Bautista Casteblanco, las enfermeras Patricia Farías Jiménez y Rosalba Bernal Prieto, la educadora Carmenza Acosta Velandia, el diseñador gráfico Edgar Hernando Arias Combariza y el historiador Elías Gómez Contreras.

 

Subir